un poquito de turismo

Alguna vez te has planteado qué es el turismo, o qué conlleva hacer turismo. Sabías que hay diferentes tipos de turismo. Y que según evoluciona nuestra sociedad también evoluciona el turismo. Toca hablar un poquito de turismo.

Si pensamos en el turismo de hoy en día, y más si estamos en verano, seguro que se nos viene a la cabeza la típica foto de unos pies frente al agua del mar, disfrutando del sol y del agua. Para algunos esta imagen incluso nos implica “oler” la crema solar que abunda en estas fechas. En otras ocasiones se nos vendrá a la cabeza un viaje con nuestro grupo de amigos o amigas en el que nos hacemos la foto frente a un monumento muy conocido, o últimamente frente a lugares desconocidos, porque nos motiva descubrir lugares nuevos.

Estas olas de turismo que según dónde nos encontremos pueden ser muy estacionales, como el turismo de playa o el de deportes de aventura, favorecen a lugares que hasta hace poco vivían a duras penas de la agricultura u otros recursos, pero que hoy han encontrado algo más de lo que vivir. Y si no son estacionales, como en el caso de la visita de lugares de interés como Venecia, o monumentos como la Alhambra, nos podemos encontrar un enriquecimiento de la zona gracias a ese movimiento de viajeros o turistas, pero también algunos problemas ligados a ellas.

 

Turistas en la Alhambra, Granada
Las colas para subir al Everest dejan sus desperdicios.

.El turismo se puede dividir en diferentes tipos. De hecho se ha hecho turismo de “toda la vida” sólo que sin el concepto de turismo en mente, y sin el fin de conocer sitios nuevos como meta principal.

orígenes y evolución del turismo

Dependiendo de la fuente por la que te muevas, encontrarás que se puede dividir el turismo en 4 tipos hasta tantos como dedos de las manos y pies tenemos, depende de dónde pongamos el foco: turismo familiar, turismo gastronómico, turismo de deporte… Pero el turismo empezó de una forma muy diferente y hace miles de años. Hablamos de los desplazamientos que hacían muchas personas para acercarse a una iglesia, a un oráculo, a un druida. Dejaban sus hogares y viajaban más o menos días, para llegar a un objetivo que en muchos casos tenía que ver con la espiritualidad. Y aunque no lo creas, eso no ha cambiado mucho, ¿cuántas personas deciden viajar a Sierra Morena para la romería de la virgen de la Cabeza cada año? ¿A Lourdes? ¿A la Meca?

En un principio, el turismo era una actividad solo apta para familias adineradas o grandes aventureros que viajaban a lugares remotos y poco conocidos, pongamos como Egipto y sus pirámides. Donde se podían permitir no trabajar durante un tiempo para poder realizar sus viajes. 

Con la revolución industrial se marca un gran hito en la historia del turismo, avanzaron los transportes, y esto permitió poco a poco unos desplazamientos más rápidos y cómodos. ¿Otro momento muy importante? Hablaremos de la Segunda Guerra Mundial. Entre las muchas consecuencias que tuvo, nos trajo un gran avance en el transporte aéreo. A partir de ahí, los aviones se empezarán a usar para los civiles y mejorará tremendamente el transporte de estos a través de los continentes.

 

 

lo que está por venir

Tras esto, el último empujón se lo dará las condiciones laborales que irán cambiando con el tiempo. El cambio a la jornada laboral de 5 días (en su mayoría) hará que la gente tenga tiempo libre no sólo para sus quehaceres, sino también para su ocio. Viajes de fin de semana, vacaciones, etc.. palabras que antes desconocíamos y que ahora nos hará volar a destinos desconocidos. Y como el turismo es otro sector muy importante, poco a poco las ciudades, provincias y países se prepararán para recibir a los visitantes que quieran conocer sus bondades, y así, el turismo crece y crece y crece…

Y ¿cuál es el futuro del turismo? Todo está por ver. Lo que si es cierto es que el turismo se está encontrando con algunos retos importantes. La masificición de los destinos igual es la más conocida, aunque también está el daño que se puede hacer (con o sin masificación) o si realmente estamos preparados o deberíamos ir más preparados a nuestros viajes.

La masificación es uno de los problemas que más está moviendo la conciencia turística. Ciudades, monumentos etc, que “mueren de éxito” porque innumerables personas se acercan a conocerlos rozando un límite peligroso entre ser algo muy positivo para la economía y el desarrollo o un estorbo para los locales y un daño para el patrimonio. 

 

.

Aparecen así otros tipos de turismo como el sostenible, el de voluntariado o el ecoturismo, entre otros. Donde es importante que podamos viajar como hasta ahora, pero cambiando nuestra mentalidad y asegurando un correcto desarrollo del sector.

Con estos tipos de turismo más conscientes aparece también la necesidad de que el turismo no sea viajar por viajar, que no haya una lista de la que taches el destino visitado sin más. Todo debe formar parte de una gran experiencia, que vuelvas a casa conmovida o conmovido por el viaje que hiciste, la gente que conociste, las actividades que de realizaste, que llegues a casa con un gran recuerdo y sabiendo que tu impacto no fue en vano.

Tenemos ante nosotros un trabajo muy duro, en uno de los sectores que a veces más mal tratados están. Necesitamos revalorizar los viajes, potenciar lo local, respetar el lugar en el que estamos, y todo esto pudiendo sacar rendimiento económico. Igual es movimiento de masas no nos interesa, igual debemos apostar por algo más personalizado y con menos masificación aunque nos salga menos barato. 

 

Y tú, ¿qué piensas? ¿Cómo ves el futuro del turismo? ¿Cuál se adapta mejor a tus intereses y necesidades?

×