La cabra montés

Cabra montés en el torcal de Antequera (Málaga)
Hoy le voy a dedicar un poco de tiempo a la fauna de la zona de Alcalá la Real, más concretamente: la cabra montés.
 
Uno de los habitantes más recientes de Alcalá, y cuyo modo de vida también a provocado que a más de uno nos digan lo de «la cabra siempre tira al monte». 

Por Alcalá la Real hace algunos años se vio a una familia dando un paseo, más concretamente, se les vio dando un paseo por el interior de la Fortaleza de la Mota. Imagino que la cultura puede llegar a todas las edades y a todas las especies. Poco después, se les ha visto un poco más en su ambiente, por los Llanos. Han encontrado en sus escarpados tajos una buena zona donde vivir, así que se establecieron por ahí.

 

Grupo de cabras en los tajos de Alcalá la Real (Jaén)
Kiboo encuentra una cabra en lo alto del pico del Trevenque, Sierra Nevada (Granada)

Alguna vez he tenido la oportunidad de verlas subiendo por las paredes mientras iba por la ruta de los zumaques, y son un espectáculo total. Además si tienes la suerte de verlas en lo alto, marcando su silueta sobre la montaña, es toda una imagen.

Y esto a nosotros nos puede parecer medio normal, estamos viendo cabra montés por el campo. Pero ni ha sido tan normal hasta ahora, ni esta es una imagen normal fuera de aquí

 

Un animal único

La cabra montés ( Capra pyrenaica ) es un endemismo que compartimos con nuestros vecinos lusos, y aunque ahora es menos complicado verla, ha pasado por etapas muy difíciles. La cabra montés ha sido una especie muy deseada por los cazadores, tanto es así que estuvo al borde de la extinción, pero tras años de recuperación ahora nos podemos dar una vuelta por zonas montañosas esperando ver algún ejemplar.

Es también curioso cómo a veces nosotros la vemos sin hacer mucha fiesta, y sin embargo si nos visita alguien de fuera de la península en seguida se siente atraído por la visión del animal.

Su apariencia

Hembra de cabra montés en pico del Trevenque, Sierra Nevada (Granada)

 Sobre su apariencia, una de las cosas más llamativas de las cabras son sus pupilas, y es que tienen «ojos de presa» ojos preparados para ver nítidamente el horizonte mientras pastan o caminan, que les haga fácil ver al depredador acercándose a ellas.

Por otro lado, el dimorfismo sexual está marcado sobre todo por la cornamenta del macho que es de mayor tamaño, aunque también este tiene variaciones en el pelaje, con más tonos negros en él.

Macho de cabra montés en Sierra Mágina (Jaén)

Si tenéis la oportunidad de ver alguna cuando salgáis al campo, es probable que la veáis formando grupos familiares, o bien alguna hembra acompañada por sus cabritillos, ya que puede parir hasta 3 crías. 

En definitiva, sabed que estaréis observando una especie que ha pasado por muchos problemas, pero que poco a poco se está recobrando y que además es única de España y Portugal, y no la veréis en ningún otro sitio.

 

[wpdiscuz_comments]
×